Learn to speak Spanish

Spanish is a major world language, spoken in Spain and in most of Central and South America. Our Spanish courses prepare you for all your points of contact — social, meetings, presentations, travel, telephone, conference calls and email.

You may have business meetings and conference calls where English is the official language but where a little Spanish would go down well, if only to show courtesy. Or perhaps you are in meetings where Spanish is the principal or only language and so need to be fully up to speed.

The nuts and bolts of Spanish are put before you in a clear step-by-step way, and with lots of lively activities and carefully tailored supports. Lingua’s trainers are talented and engaging mother-tongue teachers, well-experienced and highly professional.

Find your level

One-to-one training courses can be delivered as

  • regular training sessions
  • immersion courses
  • distance learning

Spanish courses for groups are delivered at the client’s premises as preferred.

 

Talk to us to find a course to suit you

The preparation and delivery of training by the Lingua team has been excellent. The content and style of training is carefully focused on the needs and aptitude of the participants, and ST much appreciates Lingua’s professionalism and dedication to success.

Jennie Needs

Human Resources Manager, STMicroelectronics

About Spanish

Spain is the third largest country in Europe.

The Canary Islands, the Balearic Islands and two North African enclaves, Ceuta and Melilla also belong to Spain.

The country is made up of different geographical regions, each with its own language and culture.

There are different dialects of Spanish; for example in southern Spain people tend to drop the final ‘s’ sounds of words. There are also different languages: Castilian (Spanish), Catalan, Gallego and Basque. 40% of Spanish people are bilingual in Spanish and another local language.

Castilian is known outside Spain as ‘Spanish’ and is the common language in all of Spain. Besides Spain and Latin America, Spanish is also spoken in the Philippines, Morocco, Ecuatorial Guinea and the United States.

Catalan is spoken by about 9 million people living in Catalonia, in the Pyréné Orientales in France, some parts of Aragón, Valencia, the Balearic Islands and the city of Alghieri in Sardinia.

Gallego is the language spoken in Galicia; it sounds similar to Portuguese.

Basque is very different from Spanish or any other European language. Possibly a prehistoric language that survived the Indo-European colonization of Europe. It has even been linked with the ancient city of Carthage in north Africa.

 

And Spanish is the primary language in all Latin American countries except Brazil (Portuguese).

Over the last four years Lingua has assisted us in both refining the business language skills of individuals within the department as well as preparing a number of staff for relocation within Europe. They were able to provide flexible training according to the needs of the individuals concerned. I have no hesitation in recommending Lingua.

Gerry Scott

HR Advisor, Clerical Medical

Diario de una española en Bristol

Entrada 1
Marta Fernandez image

Marta Fernandez

“Yes, please”, “No, thank you”

Al llegar a Inglaterra una de las cosas que más impresiona a un español son las fórmulas de cortesía. Los ingleses son extremadamente educados en comparación con los españoles. Mi primer trabajo fue en un puesto de perritos calientes. Ahí me dí cuenta de que los ingleses son tan educados que dicen “gracias” hasta cuando te están dando el dinero para pagar. Y yo me preguntaba, ¿qué quieren agradecer? ¿mi esfuerzo por coger su dinero? Algunos incluso no se conformaban con decir gracias una vez, sino que le daban más énfasis al asunto diciendo “thank you, ta”. Algo que yo al principio entendía como “Thank you, ciao”, y claro, yo respondía con otro “ciao”. También ocurre en el supermercado: si te cruzas con un inglés en el mismo pasillo, te dirá “sorry”, o si miras un producto al mismo tiempo que él, también te dirá “sorry”. También ocurre en el bus interurbano. Cada persona que se baja del autobús, se despide del conductor con un efusivo “Cheers, driver!”. Aunque estas fórmulas de cortesía parezcan extremas algunas veces, se agradecen sobre todo en el trabajo, cuando tu jefe te pide las cosas “por favor” y te da las gracias por cada cosa que haces.  

Entrada 2

Los horarios y las comidas

Después de terminar mi trabajo en el puesto de perritos calientes, comencé a trabajar de camarera en un hotel. En este hotel, por suerte, o por desgracia, casi el 70% del personal era español. Este hecho tenía la desventaja de que practicábamos muy poco o nada el inglés, pero tenía la ventaja de que podíamos compartir experiencias y opiniones sobre lo que nos rodeaba. Recuerdo que una de las cosas que más nos llamaba la atención era la hora y la comida del desayuno. En este hotel la mayoría de los ingleses desayunaban muy temprano, entre las 6.30 y 7.30 de la mañana. Esto no sería raro si no es por la cantidad y el tipo de comida que ingieren. Se trata del famoso “English breakfast” compuesto por huevos, bacon, salchichas, tostadas, morcillas y …. ¡¡¡habichuelas con tomate!!! Este último ingrediente es percibido a ojos de un español como algo que puede llegar a dañar tu estómago a esas horas de la mañana. Y es que a un español lo único que le pide el cuerpo entre las 6 y las 7 de la mañana es un café solo bien cargado sin más. Hay que dejar pasar unas cuantas horas para poder llenar bien el estómago con un buen pan tumaca, unos churros o un pincho de tortilla.

Entrada 3

Cultura musical y festivales

Me encanta la música y he encontrado en Bristol el lugar perfecto para disfrutar de ella. En esta ciudad y en Inglaterra en general hay una rica cultura musical. En la mayoría de pubs puedes disfrutar de conciertos en directo casi cualquier día de la semana. Y lo mejor de todo es que en la mayoría de los sitios no es necesario pagar entrada. Es más, en muchos sitios proclaman un día llamado el “open mic”, es decir, cualquier persona del público puede acceder al escenario y cantar y/o tocar un instrumento para el público. Esto suele ser muy divertido porque puedes encontrar grandes talentos entre el público y siempre te llevas muchas sorpresas con aquéllos que aunque no saben cantar, saben cómo hacer reír al público. Asimismo, los festivales de música son otras de las cosas más populares en Inglaterra. Tienen lugar sobre todo en verano y, ya sea un día soleado, o un día lluvioso, puedes encontrar a gente de todas las edades disfrutando de los conciertos y las actividades de estos festivales. Lo que más me gustar ver son niños de entre tres y cuatro años a los hombros de sus padres coreando y animando al público.

Entrada 4

La policía

El otro día iba pasando por la calle cuando de repente ví una protesta de jóvenes en el centro de la ciudad. No sabía muy bien cuál era el motivo, si bien, lo que más me llamó la atención fue la actuación de la policía. Muchos de los jóvenes que protestaban lo hacían de un modo pacífico, si bien, otros se dedicaban a mofarse y a abuchear a la policía. Este tipo de acciones en España hubiera provocado la furia de los policías y por tanto, hubieran cargado contra los jóvenes de una forma más o menos violenta. Si bien, la policía inglesa parece ser más paciente e ignora este tipo de “ataques verbales”. También he podido apreciar cómo antes de arrestar a alguien sin más, dialogan con la persona en un tono cordial y, otra vez, más paciente. Además, cuando de lo que se trata es de controlar eventos o festivales que tienen lugar en espacios públicos como calles, parques, etc… se mimetizan en el ambiente e incluso más de uno se anima a bailar a golpes de reggae. Admiro su paciencia, su educación y el respeto por los ciudadanos que muestran.

Entrada 5

La policía

El otro día iba pasando por la calle cuando de repente ví una protesta de jóvenes en el centro de la ciudad. No sabía muy bien cuál era el motivo, si bien, lo que más me llamó la atención fue la actuación de la policía. Muchos de los jóvenes que protestaban lo hacían de un modo pacífico, si bien, otros se dedicaban a mofarse y a abuchear a la policía. Este tipo de acciones en España hubiera provocado la furia de los policías y por tanto, hubieran cargado contra los jóvenes de una forma más o menos violenta. Si bien, la policía inglesa parece ser más paciente e ignora este tipo de “ataques verbales”. También he podido apreciar cómo antes de arrestar a alguien sin más, dialogan con la persona en un tono cordial y, otra vez, más paciente. Además, cuando de lo que se trata es de controlar eventos o festivales que tienen lugar en espacios públicos como calles, parques, etc… se mimetizan en el ambiente e incluso más de uno se anima a bailar a golpes de reggae. Admiro su paciencia, su educación y el respeto por los ciudadanos que muestran.

Entrada 6

Los ingleses al volante

Una de las cosas que más disfruto en Bristol es que, a pesar de que es una ciudad con bastantes cuestas, existe una gran afición por vijar en bicicleta. En Bristol se puede ver a gente de todas las edades yendo en bicicleta a trabajar, a hacer la compra, saliendo de fiesta e incluso se pueden ver madres y padres llevando a sus niños pequeños al colegio en bicicleta. Yo me compré una bicicleta hace unos meses y aunque al principio tenía un poco de reparo a ir en bicicleta en el lado opuesto de la carretera a lo que estoy acostumbrada, ahora no puedo vivir sin ella. A diferencia de la mayoría de ciudades en España, como Madrid, en Bristol existe un gran respeto por la gente que viaja en bici. Hay bastantes carriles bici y los conductores se muestran bastante pacientes cuando tienen que ir detrás de una bici a un ritmo más lento de lo normal. En Madrid, por ejemplo, viajar en bici e interponerse ante los conductores de cualquier vehículo supondría arriesgarte a ser abucheado y casi insultado. Los conductores de la capital de España tienen fama por ser bastante impacientes y por usar la bocina a la mínima que un obstáculo se interponga en su camino.